Estatutos

"La redacción de un nuevo reglamento supone siempre una tarea tan arriesgada y ardua como gratificante y honrosa."

Los orígenes de la festividad de la Santa Cruz se remontan al año 1.527 y a la villa sevillana de Marchena. El día 3 de Mayo nacía la que más tarde sería Condesa de Feria: Ana Ponce de León y Girón. Doña Ana contrajo matrimonio, a los 18 años, con D. Pedro Fernández de Córdoba y Figueroa, IV Conde de Feria y Marques de Priego; y para conmemorar con todo esplendor la fecha de nacimiento de su esposa, el Conde D. Pedro instituyó la fiesta de la Santa Cruz en el año 1.545.
Se ignora la fecha de inauguración de la primitiva Hermandad o Asociación, así como la de su reglamento fundacional. Del primero que tenemos conocimiento data del 25 de Julio de 1.910 y se sabe que estuvo en vigor hasta el año 1.956, destacándose en sus normas básicas los principios de religiosidad, solidaridad y altruismo que han marcado desde entonces los valores inalienables de nuestra Hermandad. Se presta en él, además de a los elementos festivos propios de cualquier fiesta, especial atención al carácter religioso de sus celebraciones, realzándose especialmente la simbología cristiana de la Cruz.
Lo más novedoso de estos primeros momentos fue el establecimiento de un sistema de caridad y socorro que asistía a los hermanos en momentos de enfermedad o infortunio, consiguiéndose, de ésta manera tan ejemplar, poner en práctica un sistema caritativo y social entre sus miembros.
La nueva Junta Directiva que se hace cargo de la Hermandad en el año 1.954 estudia los antiguos estatutos y vista la necesaria renovación de su articulado, debido al cambio de mentalidad y a las nuevas realidades sociales de mediados de siglo, que provocan que determinados preceptos queden anclados en el pasado, siendo su cumplimiento poco menos que imposible, obtiene el 6 de Enero de 1.955 la confianza de Junta General para la redacción de un nuevo reglamento. Siendo este aprobado por el Sr. Obispo de la Diócesis el 28 de Enero de 1.957. En él se introducen una serie de enmiendas destinadas a mantener la trayectoria ascendente de las fiestas, abogando asimismo por la conversión y desarrollo de los principios tradicionales de la misma.
Desde entonces han transcurrido 39 años y de nuevo la Junta Directiva, que tomó posesión el 6 de Enero de 1.995, afronta el mismo problema, intentar adecuar la anterior normativa a las exigencias del presente. El 6 de Enero de 1.996 la Junta General acuerda modificar el reglamento en vigor, designando para ello una comisión integrada por un grupo de hermanos que por sus conocimientos y experiencias puedan llevar a buen fin la tarea encomendada.
Los cambios introducidos, si bien numerosos en cuanto al articulado, no alteran los pilares básicos de nuestro ideario. Dado que se trata de una Hermandad religiosa, regida por los cánones del Derecho Canónico y el Concilio Vaticano II, se han mantenido los dictámenes de la Iglesia Católica, adaptando las nuevas normas al estatuto marco para hermandades y cofradías publicado por el Obispado de Badajoz.
Ha sido necesario, no obstante, ser consecuente con los tiempos actuales, introduciendo innovaciones tanto en el orden religioso como en el festivo, sin olvidar que la nuestra debe seguir siendo una Hermandad abierta a todos sin distinción de ningún tipo, siempre que sean respetados los principios religiosos y tradicionales.
Especial énfasis se ha puesto en los valores que enmarcan y sustentan nuestras fiestas, entre los cuales destacan, sin lugar a dudas, la tradición, costumbres y un folklore popular de incalculable valor.
Fundamental debe ser la recuperación de los elementos históricos relacionados de alguna manera con la tradición de las Fiestas de la Santa Cruz, como ocurrió en su día con La Entrega. La puesta en escena de esta pieza de teatro popular religioso, fue uno de los principios básicos en los que se asentó la declaración de Interés Turístico.
Desde aquí queremos invitar a cuantos hermanos y colaboradores lo deseen, a profundizar en el estudio y difusión de nuestra cultura popular, a contribuir al engrandecimiento de nuestras fiestas y de nuestra Hermandad, y a fortalecer la señal de identidad de la que no sólo nos congratulamos, sino de la que debemos ser verdaderos impulsores para su conservación y cumplimiento en su integridad.

Puedes descargarte los estatutos completos pulsando aquí.

© 2007, todos los derechos reservados - Aviso Legal - Resolución Mínima de 800x600